Tucuman en 2 días

Tuvimos la fortuna de volver a visitar la hermosa provincia de Tucumán, aunque no por mucho tiempo como nos hubiese gustado, pero en estos 2 días visitamos lo más que pudimos para aprovechar al máximo nuestra corta estadía.

Llegamos a primera hora a El Aeropuerto Internacional de Tucumán, ubicado a unos 12 kilómetros del centro de la ciudad, y para no perder tiempo nos fuimos a recorrer.

En primera instancia nos dirigimos hacia el norte de la provincia por la hermosa Ruta Provincial 307 en gran parte y luego empalmando con la RN40 rumbo a la Ciudad Sagrada de los Quilmes, principal centro arqueológico del NOA y del Argentina a unos 2.000 MSNM. El trayecto es de poco menos de 200 km que podría hacerse en unas 3 horas, pero hay tantos puntos en el medio para detenerse y disfrutar el camino que nos ocupó todo el día.

De camino a las Ruinas de Quilmes están los pueblos de Tafí del Valle y Amaicha del Valle, ambos muy distintos y encantadores, costeando el imponente Valle Calchaquí. A la ida sólo nos detuvimos a almorzar en Tafí, y seguimos camino, con la idea de dedicarle más tiempo a la vuelta.

Ciudad Sagrada de Quilmes

Una vez ingresado al predio, aconsejamos visitar en primer lugar el CIQ (Centro de Interpretación Quilmes) donde se puede ver de forma muy didáctica la historia de la civilización, sus costumbres, y la resistencia aborigen ante el avance español. Todo esto nos permite entender un poco más la magnitud del lugar, generando un impacto muy fuerte sobre los hechos acontecidos. También se puede recorrer el predio con guías locales a cambio de una retribución a voluntad.

El recorrido puede hacerse en 1 ó 2 horas, y la dificultad es moderada. 

La entrada cuesta $100 y se puede visitar desde las 9:00 hasta las 18:00 hs.

Una buena opción es realizar la visita a última hora para ser testigo de los hermosos atardeceres con vistas panorámicas difícil de superar.

Un poco de historia: El Pueblo Quilmes habitó ese suelo desde hace miles de años. Pertenecen a la Nación Quilmes, caracterizados por ser cazadores, recolectores, agroalfareros en la defensa de su territorio, pero no expansivos sobre territorios de otros pueblos. Influenciados por la expansión Inca, dejando su impronta en la arquitectura, costumbres y su idioma (el quechua).

En el año 1535 comenzó la conquista, y la resistencia de 130 años. En 1666 un grupo de la tribu fueron trasladados forzosamente a lo que hoy es la ciudad de Quilmes.

Hicimos noche en el hotel Altos de Amaicha, al pie de la precordillera. Atendido por sus dueños de una manera muy cálida. Las habitaciones muy amplias, con muy buena cocina. Cenamos ahí mismo y tanto las empanadas como la cazuela de cabrito nos encantaron. El desayuno también es bastante completo.

Ruta del Vino en Tucumán

Al día siguiente comenzamos desde temprano con excursiones por 2 bodegas, la primera y la que más nos gustó fue Finca La Silvia, en el kilómetro 4305 de la RN40 en Colalao del Valle,, donde además de degustar los distintos tipos de vinos, pudimos compartir una charla muy entretenida y distendida con Silvia, la dueña del lugar, donde nos compartió sus experiencias, la historia de la finca, y cómo llegó a convertir su anhelo de tener una bodega familiar de altura en realidad. La finca se encuentra a unos 1800 metros de altura, considerándose un lugar prestigioso para el cultivo de la vid.

Siguiendo camino, de las 16 bodegas tucumanas que conforman la Ruta del Vino, nueve pueden ser visitadas e invitan a degustar sus productos. 

Dentro de las particularidades de la Ruta del Vino, la bodega comunitaria los Amaicha es la tercera bodega indígena del mundo y la primera del país, motivo más que suficiente para ir a visitarla y conocer un poco su historia y sus vinos, obviamente. 

Esta bodega es la concreción de un viejo anhelo de los amaicheños, de hacer honor a su nombre (amicharse es juntarse) produciendo un vino que los represente a todos y que no sea de un propietario, sino del pueblo entero.

La bodega es muy pintoresca, fue levantada según las técnicas constructivas del pasado en los Valles Calchaquíes: paredes redondas, poca elevación y sintonía con la naturaleza.

Nos quedó pendiente visitar el resto de las bodegas, pero no hacíamos a tiempo, así que como siempre decimos, hay que dejar algo pendiente para usar como excusa y volver!

Algunas de las otras bodegas que conforman la ruta del vino de Tucumán y permiten las visitas turísticas son las siguientes:

Finca La Churita

Bodega Rio de Arena

Bodega Chico Zossi

Bodega y Viñedos las Arcas del Tolombón

Finca Albarrosa

Bodega Altos la Ciénaga

Finca la Orilla

DATO: Todas se encuentran sobre la Ruta Nacional 40 salvo la bodega comunitaria Los Amaicha.

Quebrada de los Amaicha

Ya a media mañana, seguimos el recorrido hacia la Quebrada de los Amaicha, es una zona rocosa ubicada en el extremo sureste de Amaicha del Valle. El valor de la entrada es de $100 a la Comunidad Indígena, cuidadora del lugar, se accede a un pintoresco camino que lleva hacia el cañón, culminando con una serie de cascadas naturales que mantienen frescos los rincones a los que los rayos del sol no pueden acceder.

Al final la camina ya era pasado el mediodía así que decidimos almorzar ahí mismo. En el ingreso al lugar hay un barcito donde se puede almorzar a muy buen precio. Nosotros para no perder la costumbre pedimos empanadas y estaban muy muy buenas.

Tafí del Valle

Retomamos la hermosa Ruta Provincial 307 por un poco más de una hora y llegamos a Tafí del Valle. La ventaja de ir con alguien que conoce la provincia como la palma de su mano es que nos llevó a lugares no tan populares y con una belleza muy particular.

Cayendo el atardecer hicimos un circuito de 45 Km alrededor del Cerro Pelao, pasando por diferentes localidades de Tafí del Valle. En poco más de 2 horas pudimos disfrutar la rica biodiversidad del circuito, disfrutando del atardecer en La reserva Quebrada del Portugués, donde se puede recorrer una parte del camino.

Luego, recorrimos la calle principal del pueblito donde se puede visitar gran cantidad de puestos con productos regionales con sus colores y sabores característicos en todo el NOA.

Pasamos la noche es la Hostería Lunahuana, un excelente lugar bien ambientado, en pleno centro de la localidad, al pie del Valle, con un restaurante con cocina muy bien elaborada, con especialidades como trucha, salmón, lomo y obviamente empanadas.

El desayuno es muy completo, y tienen el servicio de servirlo antes de su horario habitual si es necesario. Nosotros comenzamos el último dìa muy temprano y pudimos disfrutar del menú completo sin problemas.

Casa Histórica de la Independencia

Ya en las últimas horas en el Jardín de la República, emprendimos el regreso al aeropuerto, disfrutando los verdes caminos, rodeado de yungas, y no podíamos irnos sin pasar por la emblemática casita de Tucumán.

Está ubicada en el centro de la ciudad, construcción a fines del siglo XVIII, y sin lugar a dudas, uno de los sitios históricos más importantes de Argentina, en ella se juró la Independencia Nacional el 9 de Julio de 1816.

De gran valor para todos los argentinos, el patrimonio del museo está integrado por objetos del periodo colonial, de las guerras de la independencia y del siglo XIX.

El horario de visitas es desde las 9:00 a 19:00 hs. El recorrido completo de la Casa Histórica dura alrededor de 30 minutos.

BONUS TRACK: Receta de las empanadas de Tucumán

INGREDIENTES PARA 3 DOCENAS

1 Kg de matambre

100 grs de cebolla blanca

6 huevos duros

200 grs cebolla de verdeo

1 kg de harina

200 grs de grasa vacuna

1 cucharadita de pimentón

1 cucharadita de comino

sal a gusto

ají opcional

500 cc de caldo de cocción.

PREPARACIÓN DEL RELLENO

Hervir el matambre 2 horas con sal, dejar enfriar y picar en dados pequeños. Picar las cebollas blancas, colocar en una cacerola con aceite y una cucharada de grasa. Agregar la cebolla y rehogar. Añadir una taza de caldo, la carne picada, el comino, el pimentón y la sal. Incorporar los huevos duros cortados en cubos junto a la cebolla de verdeo picada. Retirar del fuego y dejar enfriar.

PREPARACIÓN DE LA MASA

Hacer una corona de harina, agregar la grasa y unir con una taza del caldo donde se hirvió el matambre. Unir bien hasta conseguir una masa blanda. Cortar pequeños trozos y realizar bollitos. Estirar la masa con un palo de amasar para lograr los discos.

ARMADO Y COCCIÓN

Rellenar los discos con la pasta. Cerrar con 13 repulgues. Colocar en una asadera y cocinar en horno de barro durante 15 minutos o 20 minutos en horno convencional a 180º.

Y unos chorritos de limón antes de cada mordida harán que sean aún más deliciosas!

Otros puntos muy lindos para visitar son La Catedral, el parque 9 de Julio, el cerro San Javier, Plaza Independencia, la ruta del artesano, y El Cadillal entre otras de las tantas opciones. O visitar la ciudad en fechas festivas como el 1º de Agosto, donde cada año se celebra la fiesta de la Pachamama para agradecer, pedir y bendecir los frutos que ofrece la Madre Tierra.