Viajeros invitados

En la nota de hoy, Manu de @manuenalemania nos cuenta todo sobre su experiencia mudándose, viviendo, estudiando y trabajando en Alemania. Además nos cuenta sobre todos los visados por los que paso para poder seguir quedándose.

¿Nos mudamos a Múnich?

Mi nombre es Manuela, tengo 21 años y hace 2 años y medio que vivo en Munich, Alemania. Si son rápidos para los números verán que me mudé a los 18, pero no lo hice sola. Mi familia está compuesta de 4 integrantes, mi hermano (16), mi mamá, mi papá y yo.

Mi papá trabaja en sistemas literalmente desde que yo nací, hasta que un día le llegó una propuesta de trabajo en Múnich. Lo primero que tuvimos que hacer fue googlear qué había en Múnich, porque más que de nombre no nos sonaba. Cerveza, segunda guerra mundial, salchichas, unión europea, Oktoberfest… ok nos mudamos. 

¿Con qué visa puedo viajar a Alemania? ¿Visa de estudio?

Fuimos a la embajada alemana a tramitar nuestras visas, mi papá visa de trabajo y todos nosotros visa de reunificación familiar ¿no? Bueno, ojalá. Resulta que al momento de aplicar a la visa yo ya era mayor de edad, así que no era elegible para visa de reunificación familiar, ósea que me tenía que buscar alguna visa que sirva independientemente de mi familia.

Yo ya había terminado la escuela y había empezado la carrera de psicología, por lo que mi objetivo era seguir estudiando en Alemania. Pero había un problema, en Alemania se habla alemán, las carreras se dan sólo en alemán, y yo no sabía alemán.
Entonces nos pusimos a buscar y dimos con la visa de estudio de idiomas.

Básicamente es una visa que te permite residir de forma legal un año en Alemania mientras asistís a cursos intensivos para poder aprender el idioma.
Y a esa apliqué. No es una visa fácil, al tener a mi familia viajando conmigo obviamente se me simplificó. Porque una de las condiciones es que no podés trabajar durante tu estadía, sino que tenés que presentar una cuenta de banco con fondos bloqueados de 10.000 euros (Aprox) o tener una persona que viva en Alemania que haga una Verpflichtungserklärung, que es básicamente un papel que diga “si, yo me voy a hacer cargo económicamente de Manuela”.
Aplicada y aprobada la visa nos mudamos.

Estudiar en Alemania, ¿Cuánto cuesta?

Una vez en Alemania tuve que empezar a ir a los cursos intensivos, lunes a viernes, 4 horas por día, y así fue el resto de mi año. Aprendiendo alemán a la mañana, haciendo tarea a la tarde. Mi objetivo era llegar a la universidad y el idioma era lo que me estaba frenando.

Aprender alemán no es fácil, no es un idioma muy amigable ni parecido al español. Es muy ordenado y estructurado, pero como todo idioma tiene cosas que son así “porque si” y excepciones.

Aprenderlo de forma intensiva, siempre que se tenga el tiempo y la plata es la mejor opción. Sobre todo, si sos como yo, que en mi casa se habla español, y contacto con nativos no tenía. Entonces el único momento en el que podía conectarme con el idioma eran esas 4 horas de curso a la mañana.

Todos mis cursos los hice en la Volkshochschule, es una escuela que está en casi todas las ciudades, es de las más baratas y a mi personalmente me parece que tiene un buen nivel. Los precios van aumentando dependiendo los cursos, es decir, el nivel más bajo salía aproximadamente 230€, y el más alto 375€.

¿Cómo aplicar en una universidad? ¿Qué pasa si no entro?

Ya aprendí el idioma, ¿y ahora? ¿Aplico a la universidad? Ojalá.

Nuestro título secundario Argentino (y casi ninguno que no sea de la unión europea) no es convalidable en Alemania, ósea, para Alemania no terminamos la escuela. Entonces nos toca visitar una institución que se llama “Studienkolleg”, son dos semestres en los que vos de una forma u otra haces el último año de escuela para lograr que tu título argentino tenga el mismo valor que el alemán.

Para entrar a esta “escuela” hay que hacer un examen de alemán y solo entran los mejores. Por ejemplo, hay 400 personas que aplican, pero sólo hay 70 lugares en el Studienkolleg. Así que los 400 van a hacer el examen y solo los 70 que saquen las mejores notas van a poder entrar. Hice el examen. No fui de los mejores 70. ¿Y ahora?

¿Se acuerdan que les conté que mi visa solo duraba 1 año no? Tocaba buscar una visa nueva que me permitiera quedarme, porque ahora tenía que esperar un semestre para poder volver a rendir el examen.

Y acá apareció la visa salvadora muy conocida por todos “Working holiday Visa”.

Working Holiday Visa para Alemania

En la teoría no se puede ir cambiando de visas como estoy haciendo, pero en la práctica se hace. Siempre que tu visa actual esté vigente, puedes aplicar a otra. Por lo que yo tenía entendido hasta el momento (después descubrí que no es así) para aplicar a la visa Working holiday en Alemania, tenías que hacerlo desde fuera de Alemania. Asique saque turno en la embajada alemana en Suiza y me fui un día a tramitarla. 

Los requisitos son más o menos los mismos de siempre, seguro médico, comprobante del lugar donde vas a vivir, y demostración de fondos. Yo para esta visa tuve que mostrar aproximadamente 2500€. Apliqué y en más o menos 1 semana tuve la visa pegada al pasaporte.

Mi experiencia de trabajo en Alemania

La Working holiday Visa ahora me abría otra posibilidad, trabajar. Yo vivía con mis papás (al día de hoy lo sigo haciendo) pero trabajando podía tener plata para comprar mis cosas, ahorrar y viajar. Así que empecé a buscar trabajo. Cabe aclarar que yo jamás había tenido un trabajo en Argentina, por lo que mi currículum no era muy llamativo. Intenté en páginas conocidas como Indeed pero no conseguí nada. Hasta que encontré una app medio dudosa llamada “Jobfox”, me la descargué, leí las ofertas y encontré un trabajo en un local a literalmente 5 minutos de mi casa. Les hablé, me citaron a una entrevista para ese mismo día, fui, me contrataron y a la semana empecé a trabajar.

Era en un local de comida, vendíamos sanguchitos, era recontra tranquilo, cerca de mi casa, podía practicar un poco alemán y de medio tiempo porque lo más importante era seguir preparándome para mi examen. Ganaba aproximadamente 800al mes, ahorré un poco y ese verano me fui de vacaciones a Croacia.

Trabaje 6 meses. En el acuerdo entre Argentina y Alemania se especifica que los argentinos solo podemos trabajar 6 meses de forma legal. Se que hay mucha gente que igual trabaja el año entero y no pasa nada, pero al yo querer aplicar a otra visa no quería arriesgarme. Así que después de estos 6 meses deje de trabajar. 

Ahora si, estudiar en la Universidad

Llegó el momento de volver a dar el examen para entrar al Studienkolleg. Esta vez no había plan B, si no entraba, tenía que volver a Argentina, ya no había visas que me salven.
Aprobé. Fui de los mejores 70. Así que ahora podía tener la tan buscada visa de estudiante. Para aplicar de vuelta lo mismo de siempre, seguro, aproximadamente 10.000 euros en una cuenta de banco o una persona firmando un papel diciendo que se va a hacer cargo de vos, matriculación a la universidad y listo. Esta visa tardaron un poquito más en dármela que las otras pero por temas de coronavirus.
Y ahora llegamos al día de hoy. Ya estoy terminando mi primer semestre en el Studienkolleg, no fue fácil pero tampoco imposible. 

También conseguí un trabajo nuevo, porque esta visa te permite trabajar 240 medios días al año o 120 días completos. Empecé a trabajar en una panadería. Una vez pase por enfrente del local y vi que buscaban gente, les mande un whatsapp, me citaron a una entrevista y al día siguiente empecé a trabajar. Los trabajos no calificados son muy fáciles de conseguir. 

A veces estoy sentada en mis clases, escuchando a la profesora y me pongo a pensar: estoy sentada en un aula del otro lado del planeta tierra, escuchando a una señora hablarme sobre el imperio romano en un idioma que hace 2 años no entendía ni una palabra y rodeada de gente que viene de países de alrededor de todo el mundo. Y me sorprendo de mi misma y de las cosas que pude hacer.

Si se quiere se puede!

Si se quiere se puede!

En mi Instagram recibo todo el tiempo preguntas de personas diciendo “quiero vivir en Alemania pero me da miedo el idioma”, o “quiero vivir en Alemania pero no tengo ciudadanía”.

Y la verdad que se puede. El idioma viene, si uno le dedica tiempo y constancia se logra. Nunca se va a dominar al 100%, porque todos los días se siguen aprendiendo cosas. 

Y visas hay muchas, Alemania tiene muchas oportunidades para extranjeros que quieran venir a estudiar acá. Tener una ciudadanía no es la única forma de emigrar. Si no mírenme a mi que ya llevo 3 visas diferentes y contando.

Gracias Manu de @manuenalemania por esta increíble nota, por compartirnos tu experiencia en primera persona y esperamos poder ir a visitarte por Alemania.