Viajeros invitados

En la nota de hoy, Maria de @mnoe.santana nos cuenta sobre su viaje por Catamarca. Sin duda después de leer su nota fué que nosotros decidimos recorrer esta hermosa provincia y copiarnos parte de su recorrido.

Visitar Tinogasta: Ruta del Adobe

Una vez que llegas a Tinogasta te quedan solo 50 kms hasta Fiambalá. En este momento si llegas con ganas y tiempo podés aprovechar para recorrer la Ruta del Adobe, ya que la misma comienza justamente en Tinogasta y termina en Fiambalá. Los puntos a recorrer más típicos son: Hotel Casagrande y Centro Cultural en Tinogasta (el hotel funciona aún hoy), Oratorio de los Orquera a 15 Kms (hay que pedir permiso en la despensa de al lado, para que lo abran), Iglesia de Andacollo saliendo de la ruta a la izquierda antes de cruzar el puente y recorriendo unos 500 metros para encontrarla (particularmente es la que más me gusto), nuevamente sobre la ruta y apenas se cruza el puente, sale el camino hacia la derecha que lleva a Anillaco para conocer el Mayorazgo y la capilla (yo no lo hice pero tengo entendido que es de los puntos más lindos de la ruta, y esta Iglesia es la más antigua de Catamarca) y por último la Iglesia de San Pedro ya llegando a Fiambalá.

Qué hacer en Fiambalá?

Fiambalá tiene bastantes comercios, autoservicios y casas de comida. Hace bastante calor y a la tarde levanta viento y refresca. En la plaza hay wifi libre que compensa el pobre servicio de las compañías telefónicas (Movistar no funciona).

Museo del Hombre:

Es un pequeño museo que está ubicado a unas cuadras de la Plaza y la entrada cuesta solo $30. Yo llegue un domingo al mediodía a Fiambalá y aproveche la misma tarde para conocerlo ya que abre todos los días y en horarios muy extensos.

Hay una muestra interesante de restos arqueológicos y piedras de la zona, además tiene una sala dedicada a la conservación de dos momias halladas al momento de construir la ruta (las mismas tienen un estado de conservación excelente y aún cuentan con las pertenencias con que fueron sepultadas). Hay una sala dedicada a la Zona de los Seismiles donde se explica cómo se realizaban las primeras expediciones y cuenta con gran variedad de artefactos utilizados.

La información en el museo es muy buena y didáctica, pero el personal sólo se ocupó de cobrar el ingreso y no explica absolutamente nada. Sería interesante que alguien pudiera brindar un mejor asesoramiento, pero el museo sin dudas vale la pena.

Dunas de Tatón y Dunas Mágicas:

Se debe llevar mucha agua, si se puede frutas frescas y algún sombrero, protector solar y ropa fresca y cómoda. Es recomendable hacerlo temprano por la mañana porque cerca del mediodía se levanta viento fuerte y hace desagradable la actividad, además de peligrosa por posibles lesiones en la vista y en la piel. Desde Fiambalá está la opción de contratar un guía o también de hacerlo en vehículo propio. Primero se pasa por Saujil donde hay un pequeño museo gratuito, que, aunque es muy pequeño, tiene una guía que te explica y enseña mucho de la región. Acá también está la Iglesia San José de Saujil con un corto Vía Crucis detrás que te permite llegar al cristo y una excelente vista de las dunas y del pueblo. 

A la izquierda de la ruta sale un camino que lleva a la Duna Mágica donde ya podés empezar a realizar Sandboard (las tablas se alquilan en Fiambalá). Luego seguís camino a Medanitos y después de cruzar un rio (en épocas de lluvia puede complicarse, conviene consultar antes o cruzarlo a pie para buscar el mejor lugar donde hacerlo) se sigue siempre por el camino demarcado. Hay dunas en ambos lados del camino y yendo en 4×4 tenés la posibilidad de recorrerlas, pero en auto no se debe salir nunca del camino, ya que, aunque las dunas parecen firmes el suelo es traicionero y podés quedarte en la arena. Lo ideal es recorrerlas a pie. Una buena forma de aprovechar el tiempo es hacer el mismo día Las dunas de Tatón por la mañana y las Termas de Fiambalá por la tarde.

Termas de Fiambalá:

Se saca la entrada de $300 en la Oficina de Turismo que está frente a la plaza y se puede elegir entre turnos mañana, tarde o noche. Para llegar se puede contratar solo el transporte, ir acompañados de guía o ir con transporte propio. Aunque quedan cerca, el camino es sinuoso y con una subida muy importante, por lo que puede sobrecalentarse un poco el motor. Las piletas van desde los 30°C hasta los 45°C. El complejo tiene mesas, sanitarios y duchas, pero en diciembre no estaba habilitado el comedor, por lo que deben llevar todo lo que quieran consumir. También hay alojamiento en el mismo lugar.

Paso de San Francisco, Ruta de los Seismiles:

Partiendo desde Fiambalá por la Ruta 60 se recorren unos 200 Kms para llegar al Paso San Francisco. La ruta está en buenas condiciones, aunque se pasa por zonas de gran altura por lo que es recomendable ir parando con la excusa de sacar fotos y dejar así que el auto descanse. También sirve para que uno vaya aclimatándose a la altura y no terminar con dolores de cabeza. En el camino se ven vicuñas, guanacos y si tienen suerte algunos choiques y zorros.

A unos 100 kms de Fiambalá se encuentra el Complejo Cortaderas, es un bonito complejo con hotel, restaurante, productos regionales y una ubicación envidiable a sólo pasos de una pequeña laguna con varias aves acuáticas, entre ellas flamencos rosados. Siguiendo por la ruta se llega a Las Grutas y desde ahí se puede acceder a la Laguna San Francisco y sus termas.

Unos 300 metros antes de llegar a Las Grutas sale una huella a la izquierda que, aunque no esta tan marcada es firme y se puede realizar en auto. Esta huella lleva a una vega que forma parte del sistema de humedales de altura y tiene varios flamencos. Se alejan al llegar el auto, pero si uno apaga el motor, baja y espera en silencio el tiempo suficiente (bien abrigados porque hay mucho viento) vuelven a acercarse.

De regreso a Fiambalá, unos 20 kms antes de llegar sale un camino de ripio a la izquierda hacia el Cañon del Indio. Se llega a un estacionamiento y de ahí se continúa caminando. Recordar que el sol en esta parte es muy fuerte, se precisa llevar bastante agua y protector solar. Algunas partes del recorrido se complican un poco, pero es corto y la parte complica es mínima, luego se camina en una quebrada natural. El lugar debe su nombre a la formación de dos rostros (una india a la izquierda y un indio a la derecha) en el ingreso a una caverna. Luego de pasar esta, se puede seguir caminando, pero el recorrido y las formaciones son similares a los vistos hasta ahí.

Balcón del Pissis:

Este se debe hacer si o si en 4×4 y recomiendo hacerlo con guía porque más allá de que el vehículo pueda realizar el camino, el mismo no está demarcado, por lo que es muy fácil perderse. El valor del tour depende de cuantos pasajeros compartan el viaje ya que el costo es por vehículo (se puede compartir con otros turistas, normalmente los guías encuentran con quien hacer compartir los recorridos).

El comienzo del recorrido se comparte con el que va a Paso San Francisco, pero a unos 90 kms de Fiambalá y unos 10 Kms antes del Complejo Cortaderas sale un camino de ripio hacia la izquierda. Es imposible describir lo hermoso e imponente de este recorrido. Se ven las lagunas Verde, Celeste, Negra, De los Aparejos y cumbres de más de 6000 metros de altura.

El camino supera los 4800 metros sobre el nivel del mar por lo que se debe desayunar liviano y llevar solo comida liviana para el camino (se suele parar a almorzar en la orilla de la Laguna Verde al bajar del Balcón). Según con cuantas personas se comparta el viaje, puede resultar costosa, pero realmente vale la pena, no se puede ir y perderse la oportunidad de conocer estos paisajes únicos de nuestra cordillera.

Recorriendo Belén y alrededores

¿Cómo llegar a Belén desde Fiambalá?

Saliendo de Fiambalá, tome la ruta 60 y aproximadamente 115 kms después se toma a la izquierda la Ruta 40. Unos 85 kms después se llega a Belén, pero si se quiere se puede aprovechar para entrar a Londres 15 kms antes y conocerlo ese día.

El camino supera los 4800 metros sobre el nivel del mar por lo que se debe desayunar liviano y llevar solo comida liviana para el camino (se suele parar a almorzar en la orilla de la Laguna Verde al bajar del Balcón). Según con cuantas personas se comparta el viaje, puede resultar costosa, pero realmente vale la pena, no se puede ir y perderse la oportunidad de conocer estos paisajes únicos de nuestra cordillera.

¿Dónde hospedarse y dónde comer en Belén?

Yo paré en un lindo hospedaje (Las Cardas) que está bien ubicado, con habitaciones muy cómodas y limpias (no así la pileta). El lugar lo recomiendo, la atención es buena también y el desayuno bastante completo. A una cuadra está Arañitas Hilanderas, una cooperativa que hace hermosas creaciones en telar.

En Belén recomiendo comer en 1900 Resto Bar, cervecería Caciques o en Koas (en este último tienen platos típicos y únicos de Belén, como Jigote)

Hacer la caminata hasta los Castillos de Villa Vil:

Desde Belén a 100 kms queda la localidad de Villa Vil. Desde su plaza se puede contratar un guía para ir a los castillos o se puede ir en auto propio. Luego la caminata lleva 1 hora aproximadamente dependiendo del estado de cada uno y las ganas de caminar en el calor de Catamarca. La vista es muy linda y vale la pena para ver esas hermosas formaciones.

Visitar sitio arqueológico El Shincal:

Queda en Londres y puede conocerse de camino el mismo día que se llega a Belén para aprovechar mejor el tiempo. Si se sale de Fiambalá a las 8 am se llega bien a hacer el recorrido de las 11 am. La entrada cuesta $500 y el recorrido dura más o menos 1 hora, es de fácil recorrido, pero hay mucho sol. También llevar agua, protector solar y sombrero.

Ir a Tucumán: Amaicha del Valle y Ruinas de los Quilmes:

Desde Belén queda a unos 200 kms el límite con Tucumán y quien no conoce puede ir a Las Ruinas de los Quilmes en Tucumán. 

Al otro día hice la visita a las Ruinas de los Quilmes, cuyo ingreso cuesta $300. El museo que tienen es muy moderno y super completo. Pasan un video documental y cuentan con mucha información. Luego un guía les explica y enseña las ruinas y les permite que sigan recorriéndolas por cuenta propia todo el tiempo que uno quiera. Es un paseo hermoso e impactante por su historia y el mejor lugar para comprar artesanías a menos de la mitad de precio de otros lugares.

Laguna Blanca:

La distancia es de 150 km. Se puede hacer en el día yendo y volviendo a Belén o, como hice yo, saliendo bien temprano para luego seguir camino hasta El Peñón, ya que queda en el camino que une ambos puntos. Saliendo de Belén por la Ruta 40 y luego tomando a la izquierda la 43, hay que aclarar que a la altura de Villa Vil el camino es de ripio y se cruza un par de veces el cauce de un río, por lo que en época de lluvias se puede hacer inaccesible para autos bajos. Yo fui en un Clio y llovió los dos días anteriores, sin embargo, cruce bien, pero fui a principios de diciembre y eran las primeras lluvias. A mediados de diciembre y enero ya empieza a complicarse por la lluvia acumulada. Cuando se llega al desvío hacia Laguna Blanca, luego de 135 kms, el camino vuelve a hacerse de ripio pero es firme y no tiene ninguna complicación. Este tramo es de 15 kms. Tener en cuenta que el camino para llegar hasta acá pasa por lugares de mucha altura donde no es aconsejable ir muy rápido por el bienestar del motor. Yo tarde unas 3:30 hs en llegar.

En el pueblo se puede encontrar un kiosco donde abastecerse de algunos víveres y la cooperativa donde se venden varios productos artesanales, bolsitas con hierbas de la zona y algunas confituras. También hay un pequeño comedor y una tranquilidad envidiable.

Recorrido por El Peñon

¿Cómo llegar a El Peñón?

Si se va directo desde Belén, sin pasar por Laguna Blanca, el camino comienza igual, pero no hay que agarrar el desvío a los 135 kms sino seguir por la misma ruta 43 durante 60 kms más. Hay que ir con tanque lleno desde Belén ya que no hay estación de servicio en El Peñón (igualmente, ante urgencias, hay personas que vende nafta)

Toda la zona está llena de vicuñas, llamas (en esta zona no se ven guanacos, pero se ven llamas), choiques y zorros. Manejar con mucha precaución porque al costado de la ruta las vicuñas prácticamente no se ven hasta que el auto está muy cerca porque se confunden con los pequeños arbustos locales.

¿Qué hacer en El Peñón?

Además de relajarse y desconectarse literalmente de todo, hay varios tours que se pueden hacer y también hay trekkings.

El pueblo vale aclarar que es muy pequeño, los alojamientos son en casas particulares y aunque figura que hay dos comedores frente a la plaza, no son restaurantes sino gente que a pedido les cocina y por esto mismo no hay mucha variedad de comidas y la misma se debe reservar (lleven algo para la primera comida en el pueblo y ya estando ahí reserven para la noche o el día siguiente). Además de los comedores frente a la plaza, también les puede cocinar la dueña de La Pomez (desde la ruta por la calle principal, en la primera esquina una cuadra a la derecha) y de otros alojamientos. Otra opción es comer sándwiches y frutas. Al lado de la Iglesia hay una despensa muy surtida donde pueden encontrar de todo (en el pueblo hay varias casas donde venden productos de almacén, pero menos surtidos)

También hay que tener en cuenta que a las 24 hs se corta la luz y vuelve a las 8 hs. Todo esto hace que algunas personas eviten El Peñón o les hablen mal del mismo, pero la verdad es que si no buscan lujos y pueden desconectarse sin que eso los estrese, lo recomiendo ampliamente. El pueblo tiene una magia que lo hace especial. Al segundo día de estar ahí, ya la gente te conoce y pasás a ser parte de su pueblo. Se agradece ampliamente que este lugar nos invite a mirar los cerros en vez de las redes sociales, a respirar aire puro renovado día a día por el viento que baja de la cordillera y poder conectar con la naturaleza y el entorno, conociendo la vida diaria de sus pobladores. Sé que en Antofagasta de la Sierra no se corta la luz, hay hoteles y también restaurantes, pero solo en El Peñón van a vivir esa magia que lo hace tan único.

Todas las excursiones en la zona se hacen con tours en 4×4 (Escribinos por Instagram y te pasamos los contactos de los guías con los cuales hicimos todas nuestras excursiones) y aunque hay muchos particulares que los hacen.

Campo de Piedra Pomez y Laguna Carachi Pampa:

Se ve el Volcán Carachi Pampa y el suelo negro por las erupciones que en otra época hubo. Se pasa por varias Vegas y esa zona más verde es visitada por vicuñas, llamas y algunos burros. Luego se visita la Laguna Carachi Pampa que es hermosa, de aguas rojas y tiene cantidad de flamencos rosados. Y por último se recorre el Campo de Piedra Pomez, con formaciones únicas que parecen salidas de otro planeta.

Visitar Antofalla:

Desde El Peñón el recorrido incluyó Antofagasta con la vista de sus volcanes y sus campos de lava y el recorrido del pueblo; el Salar de Antofalla que es el más largo del mundo; el pueblo de Antofalla, que es una comunidad Kolla Atacameña; los ojos de campo; y las termas de Botijuela. Este tour lleva todo el día, hay que llevar bastante líquido y algo para comer. Protección para el sol y algo de abrigo para las partes altas del recorrido, pero también ropa liviana para las zonas más bajas ya que el sol ayuda a que la temperatura aumente mucho.

Volcán Galán:

De camino se conoce Laguna Grande a unos 4000 msnm que es casa de flamencos rosados hasta que llega el invierno y deben irse a lugares más cálidos para no morir congelados. El volcán Galán tiene la caldera más grande del mundo con más de 40 kms de diámetro y en su interior podemos ver la laguna Diamante que contrasta con sus colores turquesas. También se conocen las fumarolas que realmente sorprenden al poder verlas tan de cerca y verlas hervir.

Virgen de La Peña:

Se puede ir en auto propio o caminando ya que está a 5 kms de El Peñón, yendo al norte como camino a Antofagasta. A la derecha, señalada con piedras blancas sale la entrada que te deja llegar hasta el mirador, desde el que se ve el pueblo y el valle por debajo y en frente unas montañas en las cuales con algo de ayuda se ve la Virgen (en realidad se ve el manto). Mas allá de ver o no la virgen, el mirador es muy bonito y hay unos bancos como para sentarse a tomar mate (si van antes de que se levante el viento de todas las tardes)

Volcán Antofagasta:

Si te quedás más tiempo en El Peñon y querés hacer algún trekking por tu cuenta, podes ir en auto hasta Antofagasta (totalmente pavimentado) y antes de llegar al ver una laguna a la derecha del camino podés dejar el auto estacionado y hacer un trekking corto al volcán. Tener en cuenta la altura de la zona, para caminar siempre despacio y estar bien hidratado.

Gracias Maria de @mnoe.santana por la nota, todos los consejos y lugares que recomendas. Sin duda más de uno estará agradecido y comenzará su plan de viaje a Catamarca!!

Leave a Reply